Recomendados
Miércoles 1 de febrero de 2012

Vamos a Gaza con Vargas Llosa

Para seguir con la preparación para Caballo de Fuego. Gaza, quería recomendarles la lectura de un libro de Mario Vargas Llosa, Israel/Palestina: Paz o Guerra Santa, compuesto por escritos que el Premio Nobel redactó durante los quince días en que visitó los Territorios Palestinos en el 2005. Las fotografías las tomó su hija, Morgana Vargas Llosa.

Este arequipeño nacido en 1936, que, por su naturaleza ariana, ama el riesgo, no tuvo miedo de adentrarse en una de las zonas más conflictivas del planeta: la Franja de Gaza, y elaborar un documento único, con información y testimonios obtenidos de primera mano, que le costaron una lluvia de críticas. En las primeras páginas del libro, el autor se muestra sorprendido de la virulencia con que lo criticaron y lo acusaron de pasarse al bando enemigo, a él, un reconocido liberal y defensor de Israel.

Hablando de Vargas Llosa, ¿han leído su novela Travesuras de la niña mala? A mí me causó una honda impresión y me tuvo atrapada durante varios días. Por favor, no la lean aquellos que desean entretenerse con algo suave o ligero. Es la historia de un amor trágico, una relación desgarradora entre un buen hombre y una niña mala, muy mala.

Tiempo atrás les hablé de la escritora colombiana Ángela Becerra y de su novela Lo que le falta al tiempo, que me cautivó desde la primera página. Una de mis queridas lectoras, la escritora marplatense Laura Giudici, me recomendó otro de sus libros, El penúltimo sueño, que acabo de terminar de leer y he disfrutado muchísimo. ¡Gracias, Laura!

En este libro, Ángela Becerra narra dos historias de amor, una en el presente, otra en el pasado, tan entrelazadas, que la de hoy no podría existir sin la de ayer. Otra vez, Ángela brilló gracias a su prosa poética y delicada, aunque pletórica de fuerza y de pasión.

Una recomendación para adolescentes, aunque estoy segura de que sus mamás también la disfrutarán. Pero antes, una advertencia: los libros de los que les hablaré son para buscar en negocios de canje, en ferias de usados o en Mercado Libre, porque, inexplicablemente, no he podido encontrarlos en las librerías, a pesar de ser clásicos de la literatura.

Me refiero a los cuentos y a las novelas de la escritora canadiense de principios del siglo XX Lucy Maud Montgomery, más conocida como L. M. Montgomery. Amé la historia de Ana de las tejas verdes, y también los cuentos de La novia espera, Chronicles of Avonlea (a este, nunca lo tradujeron al castellano), Nuevas crónicas de Avonlea y tantas otras historias llenas de sabiduría, amor y valores, que, hoy en día, están en vías de extinción. Admiro a Montgomery. Afortunadamente, fue prolífica, y por eso les pido que compren cualquier libro de ella que encuentren. No se arrepentirán.

Para quienes disfrutan de los policiales negros, quería contarles que he descubierto, gracias a mi querida amiga Juliana Orihuela, a Fred Vargas. No es un hombre, sino una mujer parisina, arqueóloga y especialista en el Medioevo, que demuestra una imaginación infinita a la hora de crear historias para el comisario Adamsberg. Bajo los vientos de Neptuno y Huye rápido, vete lejos son dos de sus novelas que me cautivaron. Seguiré incursionando en el mundo Vargas.

multimedia

Archivo